Sistemas para  la eliminación de los gases de escape de los vehículos

Extracción de gases de escape

La extracción de los gases de escape de los vehículos protege a sus empleados y mantiene el equipamiento y el taller en perfectas condiciones y listos para trabajar

Siempre que sea necesario arrancar un motor de combustión en espacios cerrados, se necesita la extracción de gases de escape conectada al vehículo. Puede ser difícil advertir la rapidez con la que las emisiones de gases de escape de los vehículos, procedentes de un motor de arranque en frío, pueden alcanzar niveles tóxicos dentro de un espacio cerrado. Es una cuestión de minutos. La exposición reiterada a altos niveles de gases de escape, muy peligrosos e incluso cancerígenos, puede tener efectos nocivos para la salud con el paso del tiempo.

Con las soluciones de extracción de gases de escape de vehículos podrá conseguir:

  • Reducción de las bajas laborales por enfermedad
  • Un mantenimiento más fácil de la instalación
  • Minimizar el daño que los humos producen en la cada vez más sensible electrónica del equipamiento del taller 

Extracción de gases de escape diésel

Los gases de escape diésel, presentes en cualquier taller de vehículos, se producen cuando un motor quema diésel como combustible. Es una mezcla compleja de miles de gases y partículas (hollín) que contiene muy tóxicos contaminantes del aire. Entre ellos se incluyen varias sustancias de las que se sabe o se sospecha que provocan cáncer (benceno, arsénico y formaldehído). También contiene otros contaminantes nocivos, incluyendo óxidos de nitrógeno. A largo plazo, la exposición reiterada es tan peligrosa como estar expuesto al humo del tabaco. Los gases de escape se extienden hasta las zonas de descanso de los parques de bomberos: comedor, dormitorios, etc. Pueden llegar incluso a traspasar la ropa. Los sistemas de extracción de gases de escape Nederman ayudan a reducir esta exposición.