Sistemas de extracción de gases de escape de vehículos

Extracción de humo y polvo

Nederman ofrece soluciones, tanto portátiles como estacionarias, para extraer y filtrar el humo y el polvo procedentes de la soldadura, el corte y la preparación de superficies

La soldadura, el corte y el amolado generan polvo y humo que pueden perjudicar la salud de los trabajadores, además de ensuciar los vehículos y las instalaciones. Se ha demostrado que, siempre que sea viable, la extracción en origen es el método más efectivo y eficiente de capturar y eliminar los humos de soldadura y otros similares. El uso de estos sistemas reducen la exposición a los humos y por tanto el riesgo al que está expuesto el soldador u operario. 

Los componentes necesarios para capturar adecuadamente los humos de soldadura en origen son un brazo de extracción de humos, que sea fácil de posicionar y con una campana bien diseñada, además del ventilador dimensionado para el caudal de aire adecuado. Naturalmente se requiere que soldador esté concienciado para colocar la campana correctamente, evitando así que los humos nocivos queden en su zona respiratoria y que se propaguen en las instalaciones. 

Extracción en origen de humos de soldadura mediante brazos

Nederman ofrece una amplia gama de brazos de extracción con diferentes diseños. Máxima flexibilidad y facilidad de colocación. Los brazos pueden instalarse tanto en filtros portátiles como en sistemas de aspiración y filtración centralizados.

Brazos de extracción

La solución más efectiva para eliminar los humos de soldadura es la extracción en el propio foco. Los brazos de extracción pueden situarse a entre 15 y 40 cm del origen de los humos de soldadura y, por lo general, presenta un volumen de extracción de entre 800 – 1.200 m3/h. Las variaciones en el diseño y tamaño de los brazos permiten disponer del modelo adecuado para cada aplicación, como cuando el brazo tiene que integrarse en un espacio de trabajo reducido o en casos en los que el brazo debe ser capaz de alcanzar distancias de 6-8 metros o incluso más. Nederman ofrece una amplia gama de brazos de extracción de humos de soldadura en diseños y tamaños diferentes, muy flexibles y sencillos de posicionar con el fin de adaptarse a cualquier aplicación. Los brazos pueden instalarse en filtros portátiles o bien en instalaciones centralizadas.

Preparación de superficies

La preparación de superficies con una unidad de chorreado es una operación en la que se propulsa con fuerza un chorro de material abrasivo (p. ej. vidrio, corindón, granalla de acero, etc.) a presión contra una superficie para suavizarla, darle forma o eliminar contaminantes en la misma como pintura u óxido.

Uno de los principales desafíos en cualquier operación de preparación de una superficie con una chorreadora es evitar que los diferentes tipos de granalla y material abrasivo contaminen el entorno de trabajo. La preparación de superficie debe realizarse en un espacio cerrado. Esto se hace normalmente en una cabina de granallado, separada de las otras operaciones, de forma que las piezas de trabajo deben transportarse desde y hacia la cabina de granallado o bien hacer un cerramiento, provocando un aumento de los costes.

Preparación de superficies con unidades de chorreado con aspiración

Las unidades de chorreado con aspiración Nederman disparan la productividad, gracias al diseño del cabezal de aspiración junto con el chorro continuo del abrasivo. Podrá cubrir superficies más extensas con mayor rapidez y ahorrar dinero con menos tiempo de parada y costes de abrasivos. Mediante las unidades de chorreado con aspiración podrá operar de forma continua y reutilizar la misma granalla varias veces, en función del tipo de abrasivo. Durante la preparación de la superficie, la unidad de chorreado con aspiración captura el polvo en bolsas de plástico. Una eficiente separación preliminar del material abrasivo con una limpieza del filtro automática aumenta la duración de la vida de los filtros.